Lunes, 22 10 2018
2 - 3 min

¿Por qué el empleo es una prioridad del Frente Amplio?

Para un gobierno de izquierda la búsqueda de soluciones a los problemas del empleo es central por el vínculo directo que tiene el empleo en la distribución del ingreso y en el desarrollo. En la búsqueda de crecimiento con justicia social y redistribución de la riqueza, bastión del Frente Amplio durante sus gobiernos, las políticas de formación y creación de empleo han sido plataformas fundamentales.

Al llegar al gobierno el FA se encontró con un país donde 1.200.000 personas estaban en situación de pobreza en términos de ingreso. En estos años 950.000 de ellas lograron salir de esa situación. Es decir que de cada 5 personas pobres que había en Uruguay, 4 dejaron de serlo.

A lo largo de estos años se generaron más de 300.000 nuevos empleos: hoy hay 1.600.000 personas trabajando, doscientos mil más que en el mejor momento de la década de los 90. Pero a diferencia de otros procesos históricos en contextos de crecimiento, este proceso no se dio a costa de una sobreexplotación de los trabajadores. Por el contrario, los salarios reales se incrementaron un 60%
desde 2005, mientras que los salarios mínimos prácticamente se han triplicado en términos reales. Pero además las condiciones de trabajo han tenido mejoras profundas, con decenas de leyes que avanzaron en el reconocimiento de derechos laborales, que cambiaron de manera contundente la relación de fuerzas entre capital y trabajo, germen fundamental de la desigualdad en el capitalismo.

En estos años la cobertura de seguridad social se incrementó en más de medio millón de nuevos cotizantes, lo que marca el proceso de formalización laboral más intenso jamás vivido en el país. Eso implica, ni más ni menos que derecho a jubilación, seguro de enfermedad, cobertura ante accidentes laborales, atención de salud de todo el núcleo familiar.

Estos logros son enormes, y colocan a nuestro país como un ejemplo en el mundo, sin embargo no pueden conformarnos. La desocupación, el subempleo, la informalidad y la precariedad siguen afectando a compatriotas, al mismo tiempo el mundo del trabajo está cambiando a pasos acelerados, el incremento de la robotización y de la inteligencia artificial hará desaparecer cientos de millones de puestos de trabajo en unos pocos años. Esto nos increpa a encontrar las mejores y más innovadoras soluciones para enfrentar los cambios, manteniendo altos niveles de ocupación y mejorando las condiciones del trabajo resulta vital para un proyecto político de izquierda.

Para alcanzar una economía soberana e integrada al mundo, basando su competitividad en una matriz socio-institucional que permita una expansión permanente de las capacidades productivas, de la eficiencia económica y la productividad sistémica, incorporando investigación, conocimiento científico y tecnológico, generando trabajo digno, al tiempo de asumir plenamente el uso responsable y sustentable de los recursos naturales.

© Copyright 2018