Martes, 17 04 2018
1 - 2 min

Descenso consolidado

Se confirma el descenso sostenido de los embarazos adolescentes y de la mortalidad neonatal.
Descenso consolidado Imagen 1

El informe presentado por las autoridades del Hospital de la Mujer confirma el descenso sostenido de los embarazos de adolescentes en los últimos años en Uruguay en el centro Pereira Rossell, como resultado del trabajo de asesoramiento sobre salud sexual y reproductiva. Es así que el porcentaje de madres adolescentes en el nosocomio se redujo de 26 % del total en 2016 a 24 % en 2017.

De igual modo, la mortalidad neonatal se ubicó en 5,1 por cada 1.000 nacimientos en 2017, dato que confirma la reducción de este indicador que en 2014 se ubicó en 7,6 por cada 1.000 nacimientos.

Del total de mamás adolescentes, 98 % son de mayores de 15 años y hasta 19 años. Solo 2 % corresponde a casos de adolescentes menores de 14 años.

La mamá adolescente requiere un abordaje distinto. Para ello existe una sala y un equipo con determinada formación y enfoque, brindando a la adolescente apoyo psicológico. A su vez, se trabaja en la prevención del segundo embarazo, brindando información y asesoramiento en salud sexual y reproductiva. El camino son acciones preventivas, más información, educación y seguimiento.

Con respecto al descenso de la mortalidad infantil, la tendencia continúa a la baja: en 2014 era 7,6; en 2015 era 6,7 y en 2016 fue 5,2 por cada 1.000 nacimientos. El 78% de las embarazadas presenta más de seis controles y más del 90% se controló alguna vez durante la gestación, lo que explica este descenso.

Todos estos indicadores se alinean con los Objetivos sanitarios Nacionales.

La salud debe tener un lugar destacado en cualquier discusión sobre la equidad y la justicia social. El embarazo no intencional en adolescentes es una expresión de desigualdad y de segmentación social.

La mortalidad neonatal es la más difícil de disminuir y sólo disminuye con un conjunto de políticas sociales, estrategias de prevención y promoción de salud, así como la aplicación de tecnología. En Uruguay, desciende en forma permanente. Esto demuestra que se debe seguir avanzando y profundizando el camino transitado.