Jueves, 24 05 2018
2 - 3 min

Actividad de la Unidad Temática de Género

El pasado martes 22, en la Huella de Seregni, se desarrolló el encuentro sobre autonomía económica de las mujeres y las claves para un desarrollo con igualdad organizado por la Unidad Temática de Género de nuestra fuerza política.
Actividad de la Unidad Temática de Género Imagen 1

Participaron de la mesa: Alma Espino, Soledad Salvador, Fernando Isabella, Gabriela Cultelli y Mauricio de Rosa.

Alma Espino expuso sobre la existencia de relaciones desiguales entre varones y mujeres como producto de la división sexual del trabajo que se dan en la distribución en los trabajos remunerados y no remunerados, en la distribución de ingresos, recursos económicos etc. y acerca de las diversas relaciones de poder cruzadas.

Sostuvo que la economía feminista se propone eliminar las desigualdades de género (las brechas), lo que mejoraría la distribución del ingreso, aportaría al bienestar y al combate a la pobreza.

Soledad Salvador se expresó sobre el mercado laboral como un mercado que “produce y reproduce desigualdades” en cuanto estereotipos a nivel laboral e indicó que se hace necesario implementar políticas públicas que derriben estas restricciones impuestas.

Hay superposiciones de desigualdades. Por ejemplo las mujeres sufren más de acoso laboral, pueden pasar del empleo formal al empleo informal luego de tener hijos/as, sufren de factores de discriminación provocados por la etnia, etc.

Por su parte, Mauricio de Rosa indicó que en política económica de izquierda es preciso integrar la disminución o eliminación de la brecha de género. En el programa de nuestra fuerza política será parte de los cuatro objetivos que propone la Unidad Temática de Economía, sentenció.

La acumulación de la riqueza, de la propiedad de los medios de producción y la brecha de género aumenta con la edad de las personas y empieza a disminuir luego de los 65, 70 años. ¿Cuál es la razón del cierre de esa brecha? La respuesta es que comienzan a morir los varones.

El acuerdo está en pensar instrumentos de política pública para comenzar a avanzar en la disminución de la brecha, Para ello es preciso analizar qué instrumentos financieros podrán generar distribución de capital, qué cambios culturales producen impactos económicos inmediatos y duraderos.

Durante su intervención, Gabriela Cultelli indicó que hay un cambio profundo en la fuerza de trabajo uruguaya, hoy un 47% son mujeres, señalando que “debemos ponernos metas de disminución de pobreza de las mujeres, plantear avances en los cuidados, apropiación de la tecnología, cambios en la cultura y la educación general”.

Asimismo, es preciso avanzar en la disminución de la brecha de género digital y promover cambios en la producción y en la propiedad en ese sentido. El dominio que no es sólo capitalista sino también patriarcal, produce violencia, contra la que debemos luchar, manifestó.

Fernando Isabella afirmó que la independencia económica es un impulsor de la libertad a la vez que plantea ¿Cómo es la distribución del ingreso dentro del hogar? -Parte de la desigualdad de las mujeres no es medible por el índice de Gini. El empoderamiento económico de las mujeres les permite crear redes de contención.

Sigue habiendo problemas de segregación laboral y educativa de las mujeres. Debemos entonces erosionar la división sexual tradicional del trabajo a través de cambios culturales, sociales, de cuidados, etc. y es en esa línea que nuestra fuerza política se encuentra en un trabajo permanente y constante.