Viernes, 25 05 2018
2 - 3 min

Recuperando la función social del INC

Las tierras del Instituto Nacional de Colonización (INC) deben otorgarse a los sectores más vulnerables del campo; sin embargo, hay colonos que recibieron las tierras en los años 80 y 90, haciendo una ocupación indebida de las mismas.
Recuperando la función social del INC Imagen 1

Desde 1948 (con la Ley N° 11.029) se concibe a la colonización como una función social del Estado y se crea el INC con el objetivo de procurar una racional subdivisión de la tierra, un aumento de la producción agropecuaria y la radicación y bienestar del trabajador rural.

El INC prioriza a las personas que se dedican a la producción familiar y a aquellos que trabajan de forma asalariada en el medio rural. Tienen preferencia las personas jóvenes con hijos a cargo, los casos de arrendatarios en situación de desalojo, las unidades de producción familiar con limitantes de escala y quienes estén vinculados a organizaciones de productores familiares y asalariados rurales.

La ley establece claramente las obligaciones de los colonos: trabajar directamente con sus manos las tierras del Instituto, cuidar los recursos naturales y pagar la renta. Claramente hay casos que no cumplen con dichas obligaciones, en especial, la de trabajar la tierra con sus propias manos.

La presidenta del Instituto, Jacqueline Gómez, declaró que “Lo cierto es que en el 2005 las tierras se vendían a cualquiera y había ocupación indebida.” En los últimos años el Instituto ha realizado 2 mil inspecciones, que antes no se hacían. “Esto responde a cambios de gestión y de transparencia” sentenció.

Sostuvo que el pasado 5 de abril el directorio del Instituto resolvió la rescisión del contrato de 3 de los casos y que un cuarto haría la entrega de la tierra de manera voluntaria.

Por su parte, el ex senador y ex ministro de Ganadería, Ernesto Agazzi, también cuestionó en declaraciones a la prensa que un senador de la República y un intendente tengan fracciones de Colonización cuando se supone que son tierras que el Estado compra para asignar a trabajadores rurales. Sostuvo que quienes tienen esas tierras no pagan contribución inmobiliaria y abonan una renta por el uso de la tierra que es mucho más baja que la del mercado, siendo subsidiados por toda la sociedad.

Declaró que hay una cantidad de parcelas de Colonización que fueron dadas de forma irregular durante los gobiernos de los partidos tradicionales y que el Instituto está investigando unos 20 casos de ciudadanos que no deberían tener fracciones de Colonización.

En otro orden, la presidenta del INC habló sobre los logros que ha alcanzado el instituto en los últimos trece años, describiendo una situación actual completamente distinta a la de 2005, donde el objetivo era mejorar la gestión y la trasparencia del instituto. Hoy es una institución totalmente activa, que lleva a cabo políticas de apoyo hacia los colonos con más de 300 llamados al año, procurando recuperar la función social que siempre debió cumplir.