Martes, 17 07 2018
2 - 3 min
Ambiente

Regulación de residuos

Una norma que marcará, orientará y regulará la gestión de residuos a nivel nacional, departamental y local.
Regulación de residuos Imagen 1

Entre otros temas, el proyecto de Ley Integral de Residuos aborda aspectos relativos a los planes de gestión; promoción del reciclado; inclusión de los clasificadores; y aspectos vinculados a la disponibilización de la información, educación y participación.

El proyecto está a consideración de la Comisión de Medio Ambiente del Senado. Es una iniciativa compleja que plantea cambios profundos en varias dimensiones.

La texto del proyecto apunta a orientar y regular la gestión de residuos a nivel nacional y departamental, a través de lineamientos vinculados a la manera en que organizamos la tarea de recoger y hacernos cargo de la basura y establece nuevos instrumentos económicos que permitan avanzar hacia una gestión sostenible de residuos adaptada a cada realidad.

Uno de los objetivo centrales es el de posicionar los residuos como recurso y reconocer sus posibilidades de generar valor y empleo. Se pretende lograr condiciones ambientales adecuadas para cada etapa del proceso de gestión y avanzar hacia la formalización y la sustentabilidad económica de la tarea.

El modelo económico predominante que se basa en consumir y tirar tiene limitantes en tanto los recursos son finitos, además aumenta las dificultades para gestionar los residuos y destruye los ecosistemas. En los últimos 150 años, el mundo ha estado regido por un modelo de producción y consumo lineal, donde los bienes se producen a partir de materias primas, se utilizan y por último son desechados como basura.

Con el paso del tiempo las sociedades han aumentado constantemente el consumo de bienes, lo que ha llevado también a un crecimiento en la generación de residuos, incremento que se ha profundizado por la cultura de “usar y tirar”.

La dinámica de los cambios tecnológicos ha profundizado el problema porque se requiere de un permanente reemplazo de equipamiento, lo que no solamente aumenta la cantidad de basura sino la complejidad del tipo de desechos generados.

Uruguay no es ajeno a esta tendencia de crecimiento en la generación de residuos, por lo cual es clave avanzar hacia una gestión sostenible, priorizando hacer menos basura y valorizar todo lo que es aprovechable. En 2017 los hogares uruguayos produjeron 1.140.567 toneladas de basura.

En diálogo con el senador Daniel Garín vimos que, sin perjuicio de lo que pueda disponer la ley, hay una responsabilidad personal y ciudadana en lo relacionado con la producción y disposición de la basura, allí donde ni el Estado ni la norma jurídica pueden intervenir.

Se trata del territorio intransferible de la responsabilidad cívica en la convivencia en el espacio público, allí donde cada uno puede incidir en los resultados: reciclar, reutilizar y clasificar son prácticas que podemos implementar ya mismo y que, aunque parezcan pequeñas, pueden tener un efecto transformador.

Los temas ambientales ocupan un lugar cada vez más relevante en la agenda pública y política de nuestro país y en esa línea Uruguay está dando pasos significativos.

Desde la fuerza política entendemos que el cuidado del ambiente y la justicia social deben ir de la mano y por ello es fundamental la implementación de políticas de concientización social y compromiso ciudadano en clave de inclusión y respeto al medio ambiente.

Este proyecto de ley se suma a una serie de políticas que buscan dar respuestas al problema estructural de la gestión de los residuos, abordando el tema desde una perspectiva de inclusión social y desarrollo sustentable.