Lunes, 05 09 2022
(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Elena, maestra del Pueblo

El 9 de setiembre se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de Elena Quinteros. Al tiempo que se desarrolla el juicio en Italia por su secuestro y desaparición, organizaciones sociales, culturales, y políticas realizamos homenajes durante este mes.
Elena, maestra del Pueblo Imagen 1

En nuestra casa homenajeamos a Elena Quinteros, en su calidad de mujer, maestra, militante política y social, integrante (junto con el también maestro asesinado Julio Castro) de las Misiones Socio-Pedagógicas, se constituye en este momento de luchas contra los recortes en la Educación, en la figura indicada para levantar y poner una vez más en la calle el tema por la defensa de la Verdad y la Justicia.

En Roma, el pasado 14 de julio, se inició el juicio al C/N Jorge Néstor Tróccoli (que ya cumple prisión por otras causas), por su secuestro y desaparición, así como por el secuestro y asesinato del ciudadano argentino José Potenza y la ciudadana italiana Raffaela Filipazzi.

En este marco, el 7 de setiembre, la Cámara de Diputados realizó un homenaje por el aniversario de su nacimiento, a cargo del diputado Daniel Gerhard (disponible al pie de página).

De coraje y dignidad, fortaleza y convicciones, Elena: maestra del pueblo

Elena nació el  9 de setiembre de 1945, estudió en la escuela de las hermanas Dominicas, abrazó tempranamente la vocación por el magisterio, estudió en el Instituto de Profesores Artigas y en la Facultad de Humanidades.  

Profundamente cristiana, tenía un sentido misionero de tarea y compromiso por el otro. Su vocación y humanismo la vuelcan a las jornadas socio pedagógicas para trasladar a la práctica y al territorio la responsabilidad de aquellos jóvenes estudiantes y maestros con los compatriotas que vivían un país de necesidades.

En 1966, con 21 años, se recibe de maestra y comienza a dar clases.

Cercana  a las realidades del pueblo, viendo la penuria de los más débiles trasladada a la escuela, asume un deber mayor en búsqueda de cambios profundos que el país necesita. Fue parte de decenas, cientos… miles de jóvenes convencidos de que para terminar con la injusticia social, había que cambiar el mundo. Y esa convicción se fue dando y fortaleciendo en las huelgas y en la lucha, en la resistencia y en la militancia.

Mil veces levantarse

En 1967 fue detenida por primera vez y liberada al día siguiente. En octubre de 1969 fue nuevamente detenida, procesada y enviada a la cárcel de Cabildo, donde permaneció hasta octubre de 1970.

En 1975, es requerida por las Fuerzas Conjuntas y destituida de su cargo como maestra por las autoridades del gobierno dictatorial.

El 26 de junio, la detienen y llevan al centro de torturas “300 Carlos”, dependiente de la División de Ejército I.

La embajada de Venezuela, penúltimo destino

En la mañana del 28 de junio, se hizo conducir a las cercanías de la embajada de Venezuela con el ardid de “entregar” un contacto. Allí intentó fugarse, corrió, saltó el muro e ingresó a los jardines de la embajada. Gritó su nombre y pidió asilo. El personal buscó socorrerla sin éxito en el forcejeo de policías y militares uruguayos. Se la llevaron.

Con la pierna quebrada, la introdujeron en un auto con destino al Batallón de Infantería N.º 13, identificada con el N.º 2537 y sometida a torturas salvajes, según testimonios de presas y presos políticos que allí se encontraban retenidos.