Viernes, 04 10 2019
1 - 2 min

Las razones por la que Uruguay mantiene el grado inversor

Fortalezas financieras, perspectivas de crecimiento, y sostenibilidad; los motivos por lo que las calificadores internacionales mantienen el grado inversor a Uruguay.
Las razones por la que Uruguay mantiene el grado inversor Imagen 1

El subsecretario de economía, e integrante del equipo económico del candidato Daniel Martínez, Pablo Ferreri explicó que el grado inversor no se mantiene por que alguien lo pida, como señala la principal referente en esa materia del Partido Nacional, sino que “ocurre por la evaluación de un país en sus fortalezas financieras, desafíos fiscales, sus perspectivas de crecimiento, la sostenibilidad de su deuda.”

Admitió que las principales cinco calificadoras del mundo le otorgan el grado inversor a Uruguay, en algunos casos, superior al grado mínimo por la confianza que genera la economía uruguaya.

“No es la única expresión de confianza en Uruguay, tenemos un riesgo país bajo, por debajo del riesgo país promedio de los países emergentes con grado inversor, es decir por debajo de los pares con los cual se debe comparar Uruguay”, dijo Ferreri.

La calificadora “JP Morgan”, elaboró un informe con un ranking que incluye 72 países emergentes “¿en qué lugar está Uruguay?, en el primero”, recordó el jerarca de economía.

Cabe destacar que en hace 10 días nuestro país colocó deuda soberana al año 2055 con una tasa 1,4% en dólares, “es una tasa baja, en una perspectiva larga del bono, lo cual es una muestra enorme de confianza en Uruguay”, sentenció Ferreri.

Reiteró: “nadie invierte 3.000.000.000 de dólares en la inversión más grande de la historia del Uruguay si no hay confianza. La muestra de confianza en Uruguay son varias, concretas y tangibles no pasan por el pedido de alguien en particular.”

Para seguir mejorando los índices de crecimiento proyectados por el Frente Amplio “lo mejor es continuar con un incremento del presupuesto por debajo del crecimiento de la economía y una adecuación gradual del gasto público pero no con un brutal ajuste que recaiga en los más humildes. Esa política no se puede lograr sin recortar de en áreas básicas como la salud, seguridad y la educación, advirtió Ferreri.