Miércoles, 18 09 2019
2 - 3 min
Tener compromiso

El primer gobierno que contempla a la juventud

“Hoy es muy común exigir políticas para las juventudes, y está muy bien que así sea pero no es de toda la vida”, expresó Federico Barreto
El primer gobierno que contempla a la juventud Imagen 1

“De hecho esta idea de mirar la política pública de forma integral desde una perspectiva de juventudes es relativamente novedosa en el tiempo, pues si bien ya tiene algunas décadas, es a partir del 2005 que se comenzó a dar”, agregó el Director del  Instituto Nacional de la Juventud (INJU), Federico Barreto.

Fue en ese año que dicho Instituto se anexó al Ministerio de Desarrollo Social, que fue creado por el primer gobierno del Frente Amplio. De esta manera, se incorporó una perspectiva integral apostando al reconocimiento de la diversidad de juventudes.

Según el Director del INJU, es importante diferenciar las distintas juventudes que conviven en la sociedad, jóvenes rurales, jóvenes con discapacidad, jóvenes mujeres; para trabajar con perspectivas particulares en materia de cuidado, salud, trabajo, vivienda y educación con cada una de ellas.

En este sentido, Federico Barreto sostuvo que así se trabaja desde otro paradigma: “la diversidad no es un problema, es la mayor riqueza que tiene una sociedad, y por ello reconocemos y promovemos esa diversidad y construimos una política pública que atienda las necesidades específicas de cada colectivo de jóvenes”.

Existe actualmente un Plan de Acción de Juventudes que compromete a varias instituciones públicas como son el Ministerio de Trabajo, el de Salud, el de Educación, “eso nos permite por primera vez en la historia de nuestro país hablar de una política pública integral con compromisos, basada en evidencias y en lo que podemos rendir cuentas”, sostuvo Barreto.

El mismo está planificado desde 2015 a 2025 y pretende construir un escenario para lograr cambios estructurales y duraderos en la situación de jóvenes, y en las estrategias para abordar los problemas que las y los atraviesan; partiendo de la necesidad de conceptualizar y mirar a las juventudes como actores protagónicos de la sociedad y del proceso de desarrollo nacional.

En 2019 se realizó un balance del Plan de Acción de Juventudes “en donde rendimos cuentas sobre los avances en cada uno de los puntos y al mismo tiempo reconfiguramos, a partir de los aprendizajes, los objetivos hacia adelante”, según cuenta el Director del INJU.

“Esto habla de transparencia de la política pública, pero, al mismo tiempo también; de la capacidad de aprender de nuestra propia experiencia, recapacitar sobre nuestros errores y poder tener también capacidad de timoneo para acercarnos a las nuevas realidades”, agregó.

Es un ejemplo claro de esta mirada global e integral que permite ajustar los pasos a medida que van surgiendo nuevos fenómenos en nuestra sociedad el caso de las juventudes migrantes.

“Hace 5 años el tema de las juventudes migrantes no estaba tan arriba de la mesa, hoy es impensable pensar en un plan de juventudes que no contemple a las y los jóvenes que están llegando desde otras partes de la región y el mundo. Es necesario que la educación abra las puertas, así como que la legislación laboral los contemple a quienes están ingresando al mercado laboral, por ejemplo”, reflexionó Federico Barreto

Esto demuestra lo fundamental de que exista una visión particular de juventudes, desde el gobierno nacional con compromisos y con indicadores. Es un hecho histórico para nuestro país