Miércoles, 21 08 2019
3 - 6 min
Compromisos

Uruguay del siglo XXI

El coordinador de Programa y Contenidos del FA expresó que “Daniel tiene un grupo extraordinario alrededor, que es lo que lo caracteriza, él arma grupos, genera equipos.”
Uruguay del siglo XXI Imagen 1

Entrevistado por Emiliano Cotelo, en el programa En Perspectiva, Ramón Méndez comentó los principales aspectos de las propuestas hacia el cuarto gobierno del Frente Amplio.

Méndez se refirió a los equipos recientemente presentados y destacó que en su integración hay “por un lado gente con mucha experiencia, y por otro lado gente joven, con una formación extraordinaria, con doctorados en las mejores universidades y con un conjunto de especialidades”.

Valoró positivamente, la amplitud de estos equipos, como un diferencial con los partidos de oposición; “en la cual el que ganó continuó con todos sus voceros y su equipo, incluso básicamente con el mismo programa. El FA no, Daniel no, Daniel entiende que formamos parte de una fuerza política mucho mayor que simplemente su precandidatura, y los equipos y las vocerías están repartidos y tienen que ver con las diferentes miradas que hay en el FA”.

A su vez, manifestó que el candidato a presidente no está enfocado en pensar quiénes serán sus ministros y ministras. En lugar de eso, Martínez ha elegido a una serie de voceros que constituyen las mejores personas para compartir con la gente las ideas a llevar adelante. Sin embargo, Méndez subrayó las palabras expresadas por Martínez durante la Convención Nacional del Frente Amplio “va a tener un consejo de ministros paritario, como lo tuvo en la Intendencia, porque es una forma no solamente de hablar de feminismo, sino de demostrar que somos iguales hombres y mujeres, que tenemos las mismas responsabilidades”.

También comentó el nuevo slogan de la campaña, presentado el pasado sábado. Al respecto dijo que “No perder lo bueno” significa valorar las cosas que se han logrado en estos años, “Una de ellas tiene que ver con la estabilidad” destacó. Del mismo modo “está el reconocimiento claro de que tenemos que hacerlo mejor, de que en muchos temas no hemos hecho todo lo que habría que hacer y hay que hacer cosas diferentes”.

Como aspectos a enmendar en el próximo gobierno, mencionó el actual crecimiento de la delincuencia y la llegada de nuevas formas delictuales. “Es un tema en el cual el conjunto de propuestas es importante, tenemos que hacer cosas diferentes. Daniel, como dijo en su discurso, se hace cargo de la situación y va a llevar adelante las medidas con la responsabilidad que requiere esta situación”.

Otro tema señalado como punto a mejorar fue la educación donde, la intención  es generar una enseñanza mucho más vinculada a proyectos, “Se trata de integrar al currículo proyectos con problemas de los jóvenes, de los adolescentes, de los niños, de las niñas, vinculados también a su comunidad, y utilizar el conocimiento para que los niños puedan ir resolviendo problemas de manera innovadora y capacitándose desde ese sentido”.

Además, aceptó que si bien se redujo a la cuarta parte la pobreza y hoy Uruguay es el país más igualitario y con mayores salarios de América Latina, existe una brecha socioterritorial que es inaceptable para una mirada de izquierda y que hay que enfrentar.

“Lo ambiental es otro tema en el cual a veces no se dieron todos los diálogos necesarios”, expresó Méndez, a la vez que señaló la necesidad del vínculo entre la producción agropecuaria y el cuidado de los cursos de agua.

El coordinador de programa, indicó también que, aunque la economía está estable y tenemos grado inversor, está empezando a aumentar la desocupación y tenemos que relanzar la inversión rápidamente para activar el empleo. “Para eso hemos diseñado un paquete de propuestas” dijo.

Vinculado a esto, comentó sobre la mirada de Martínez y su equipo de cómo aprovechar las oportunidades que brinda el mundo actual. Mencionó, la desaparición de puestos de trabajo rutinarios y la emergencia de puestos de trabajo más creativos, las oportunidades de la bioeconomía y de la economía digital, entre otras. Así se enfocó en otro punto importante de la propuesta del candidato “se trata de generar espacios, espacios de coworking, generar startups, donde a partir de la tecnología, de la innovación, del agregado de conocimiento, se genere riqueza que sea exportable”, expresó.

La meta, dijo, es la construcción de ocho estaciones del futuro en diferentes puntos del país, la vieja estación de AFE será el punto de partida hacia el futuro, pero en Colonia, por ejemplo, va a estar vinculada a la lechería; “en cada lugar va a haber miradas asociadas con la realidad local, con la potencialidad local y con las capacidades locales”.

Además, la creación de un Sistema Nacional de Formación y Capacitación para la Transición Justa es otro de los compromisos. Mediante éste, se lograrán al menos 400.000 capacitaciones, focalizadas en nuevas modalidades de trabajo y demandas laborales. “Venimos identificando un conjunto de actividades que hoy tienen riesgo de desaparecer para capacitar a esas personas rápidamente en otro tipo de actividades que van a ser emergentes en el futuro y que van a ser cada vez más demandadas. (…) Hay diferentes modalidades para hacer eso. Por ejemplo, a través de lo que internacionalmente se llaman los bootcamps, que son modalidades mediante las cuales en muy poco tiempo, en unos pocos meses, se generan formaciones superiores”, aseguró.

A la vez, recordó que en Uruguay tenemos una maquinaria extraordinaria, que es el sistema público de enseñanza, y otra como el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, que pueden aportar a esto.

Por último, argumentó que la oposición está generando una realidad paralela al intentar comparar a la Argentina de hoy con nuestro país cuando “estamos hablando de 40% de pobreza contra 8%, de una inflación descontrolada frente a una inflación controlada aquí. Miremos los números reales de lo que está pasando en Uruguay. Tenemos una deuda totalmente manejable, la deuda neta no supera el 42% del producto. Y tenemos sobre todo grado inversor. Entonces nos ocupa el déficit fiscal, pero entendemos que es manejable. ¿Cómo? En particular haciendo las cosas que hizo el propio Daniel en la Intendencia. Gracias a una gestión diferente del gasto pasamos de un déficit del 6% a superávit durante tres años consecutivos. Entonces sí hay formas de gestionar el Estado en las cuales se puede reducir déficit, y eso con el crecimiento de la economía y con el control del gasto, que son las dos variables fundamentales para lograr el control del déficit” finalizó categoricamente.