Martes, 30 07 2019
1 - 2 min

Viviendas para alquiler social

El Ministerio de Vivienda y la Intendencia de Montevideo firmaron un acuerdo mediante el cual se construirán 120 soluciones habitacionales para alquiler social, dónde se priorizará la recuperación inmuebles en estado de abandono.
Viviendas para alquiler social Imagen 1

Se trata de una experiencia piloto que beneficiará a 1.000 personas. Se estima que las obras, que tienen un tiempo de construcción de entre 24 y 30 meses, comiencen antes de fin de año al culminar los procesos de ofertas, adjudicación, condiciones del Tribunal de Cuentas y contratación de empresas constructoras, en terrenos públicos ubicados en la Ciudad Vieja.

El acuerdo tiene por objetivo priorizar la recuperación y puesta en uso de bienes inmuebles públicos o privados que se encuentren en situación de abandono o subutilización, mediante acciones coordinadas interinstitucionalmente, a través de modalidades de gestión que permitan la implementación de programas del Ministerio de Vivienda.

El proyecto se realizará en cuatro padrones ubicados en las calles 25 de Mayo, Treinta y Tres, y Juncal que son propiedad del Ministerio de Vivienda y la Intendencia de Montevideo. Tres de ellos se encuentran en proceso de licitación. Las ofertas se abrirán en los próximos días.

El repago de los alquileres no puede exceder el 25 % de los ingresos líquidos del núcleo familiar, condición que también se aplica a las distintas modalidades de acceso a la vivienda que tiene el Sistema Público de Vivienda.

El programa es el resultado de una acumulación de normas y políticas que se han venido desarrollando. Apunta a profundizar una Estrategia Nacional de Acceso al Suelo Urbano, con el objetivo de contribuir a que las ciudades uruguayas sean más equitativas, inclusivas, democráticas y sostenibles; así como facilitar y promover el acceso de toda la población, en particular de los sectores menos favorecidos, a un hábitat digno, con énfasis en la optimización del uso del suelo urbano servido y acondicionado, como parte integral del acceso a la vivienda y el derecho a la ciudad.

Con este proyecto piloto será posible evaluar la gestión y la administración de los complejos para luego poder incorporarlo como un programa sostenido al sector público.