Viernes, 21 12 2018
3 - 5 min
Aporte MPP

Una herramienta más para la construcción del Frente Amplio

“No hay nada más fuerte en la vida que una idea a la que le ha llegado su momento”
Victor Hugo

Son innumerables los aportes que ha realizado el Frente Amplio a la política nacional desde sus orígenes en múltiples aspectos, como su militancia, el constituir una fuerza político-social, sus definiciones de pluralidad ideológica con unidad de acción, su incorporación de diversas organizaciones políticas y también de ciudadanos que comparten sus principios, y muchos aspectos más.

Transitamos cuarenta y siete años de vida política en situaciones económicas, políticas y sociales muy diversas, en momentos de crisis económicas y otros de crecimiento económico, en momentos de libertades conculcadas, en períodos de libres expresiones democráticas o de la dictadura más siniestra, en períodos en que pudimos plantear iniciativas para transformar el País así como en otros donde fuimos prohibidos y perseguidos. Todo ello nos templó y nos llevó a conducir los destinos del País.

De la 30 medidas como planteo en nuestros orígenes hasta los documentos de bases programáticas como orientación de los planes de Gobierno de los últimos gobiernos frenteamplistas, mucho tiempo, mucha experiencia, muchos cambios y discusiones nos han enriquecido como colectivo político.
De la originalidad de construir una coalición-movimiento impulsada con mucha fuerza por aquel primer congreso de los comités de base, e incorporada en nuestra estructura, hasta la realidad actual de estar en el gobierno durante tres períodos con mayorías parlamentarias, mucha agua ha corrido bajo los puentes.

El camino que hemos recorrido lo hicimos aportando desde nuestras distintas vertientes demostrando que juntos podemos ser una fuerza transformadora que integra las múltiples ideas y propuestas de nuestra diversidad. Le dimos a nuestra pluralidad un sentido de un planteo positivo, de enriquecimiento mutuo, y no solamente una simple asociación para ser más, como había sido la práctica histórica en el Uruguay de acumulación por lemas partidarios.

Pudimos avanzar en la construcción de una sociedad más justa y solidaria que los uruguayos merecemos. Cumplimos muchos sueños y quedan muchos por cumplir, pero el largo caminos recorrido y los esfuerzos desplegados nos muestran que es posible avanzar en la transformación del País, aún en los períodos más difíciles. No nacimos sólo para los momentos fáciles, y lo estamos demostrando. Basta para ello ver la situación de los restantes Países de América Latina, aún de los mucho más grandes que nosotros, que tienen muchos más recursos de todo tipo para enfrentar situaciones difíciles.

Las circunstancias vividas en el País en situaciones de crisis de distinta naturaleza, nos llevaron a una primera unidad de diversidades para enfrentar momentos difíciles para las organizaciones populares. Pero la inteligencia de nuestro Pueblo fue convirtiendo aquellos acuerdos defensivos de sus derechos de la década del 60, en un programa político de transformaciones que está evolucionando a cambios estructurales. Fuimos aprendiendo que una sociedad más justa y democrática no puede construirse con las reglas de juego, la legalidad, y las normas que nos llevaron a la sociedad que queremos cambiar por injusta y antidemocrática. No se trata solamente de cambiar los jerarcas de gobierno que accionan las palancas de la maquinaria estatal. Hay que cambiar la lógica de las instituciones, su estructura, para modificar sus objetivos en forma irreversible.

Y éste riquísimo proceso de aprendizajes y logros lo hemos hecho progresivamente, en el día a día, en toda la cancha discutiendo y resolviendo las contradicciones a medida que se iban presentando en el quehacer nacional. Es una riquísima acción práctica en el gobierno, en las organizaciones sociales y en el Frente Amplio.

Pero llegó el momento que esa acción debemos complementarla con la discusión, el análisis, la interpretación, la confirmación o la corrección de nuestros planteos. Somos nosotros mismos que debemos construir el relato de los cambios sociales, económicos y políticos que estamos conduciendo.

Mucha de la confusión que se constata en nuestra sociedad es porque el relato de las contradicciones y los cambios que se están dando está siendo transmitido, comentado, y a partir de allí, formando opinión por parte de los aparatos de comunicación social de los sectores conservadores.

No es posible y nunca ha sucedido en la historia que quienes se oponen a los cambios en favor de las grandes mayorías sean los que comuniquen e interpreten objetivamente los hechos que hacen que el pastel se reparta con mayor justicia. Por ello la acción política que conduce a defender los intereses y el bienestar de la población en su conjunto, que crece en forma sostenida distribuyendo derechos como una sola unidad, que hace avanzar y garantizar postergaciones históricas, que realiza importante inversión pública social y disminuye las desigualdades es la que debe realizar al mismo tiempo que lleva a cabo su acciones transformadoras, la interpretación y comunicación de sus acciones. El análisis y la comunicación de los cambios son una parte integral de la acción política.

Por ello, la incorporación de Síntesis como una nueva herramienta al quehacer político del Frente Amplio, además de ser un aporte invalorable, será una necesidad histórica para continuar con la transformación del Uruguay.