Viernes, 21 12 2018
2 - 4 min
MIGUEL LORENZONI ASAM

Aporte 2121

Muchas veces se dice que no existe una escuela para aprender política sino que ese conocimiento debe ser producto del proceso de socialización de una persona, su militancia y en algunos casos las responsabilidades políticas que se le asignen

Sin embargo, debemos siempre saber y estar dispuestos a conocer más sobre cuestiones que hacen al funcionamiento de la democracia en nuestro país, las reglas electorales que lo rigen, la historia de nuestro Frente Amplio desde su proceso de conformación hasta nuestros días por nombrar solo algunos aspectos.  

Entendemos que la formación política es algo fundamental en el desarrollo de la vida partidaria y en particular en una fuerza de izquierda como el Frente Amplio que se conformó a inicios de los años 70 a partir de la confluencia de diversos sectores de la izquierda tradicional del país, de sectores y dirigentes progresistas procedentes de los Partidos Tradicionales y de figuras independientes.

Ello constituyó un hecho histórico no solo en el país sino a nivel de Latinoamérica y parte del mundo por la diversidad de actores políticos y sociales que confluyeron en un mismo proyecto bajo determinadas reglas e ideas que los aglutinaban.

Al día de hoy el “modelo” de izquierda del Frente Amplio sigue despertando curiosidad y admiración fuera de fronteras al haber demostrado su unidad desde la oposición hasta el año 2005 y desde el gobierno de esa fecha hasta la actualidad.

En ese marco nos parece central que los propios frenteamplistas, de sectores y bases, conozcamos más sobre nuestra fuerza política (sus principios y dirigentes históricos, su proceso de formación, su trayectoria política, sus posicionamientos ante diferentes momentos cruciales de la vida nacional, etc.) Del mismo modo es fundamental además de la formación en aspectos históricos e ideológicos comunes formar en temas prácticos vinculados a la actividad de gobierno, a la estructura institucional del Estado, las reglas del Derecho que lo rigen, y las funciones que tienen los diferentes organismos del Estado  en sus tres niveles (nacional, departamental y municipal)

Muchas veces cuando se habla de formación solemos pensar en los más jóvenes y ésta es una escuela que tiene por objetivo principal la formación en esos tramos de edad. Sin embargo, nos parece valioso destacar que este es un espacio abierto para todas las edades. Y vaya si esto es importante! Cuantas veces quienes estamos manos a mano con la gente en comités de base, casas de familia o en el intercambio con vecinos y vecinas además de sus planteos, reclamos, aportes, críticas, vemos la demanda que hay de muchos por cuestiones que no tienen que ver con temas coyunturales sino con el entender aspectos básicos del funcionamiento de la fuerza política: qué diferencia hay entre un Plenario y un Congreso, qué es lo que se define en cada uno de ellos, cómo se eligen sus miembros, con qué mayorías se tomas las decisiones en esos ámbitos.

También ante el proceso de descentralización y la creación relativamente reciente del tercer nivel de gobierno hay consultas sobre cuáles son específicamente las funciones y el alcance que tienen los municipios, qué responsabilidades se han transferido a ellos, cuál es el rol del Alcalde y los Concejales, etc.

Estas y otras cuestiones son temas que día a día los y las frenteamplistas plantean. Son una interpelación a la fuerza política y ante ello no podemos quedarnos de brazos cruzados. Formar en política desde una perspectiva de izquierda, desde valores de izquierda, es una deuda que nos debíamos.

Es por ello que tanto para quienes hace tiempo están comprometidos con el Frente como a las nuevas generaciones entendemos que este espacio será de gran utilidad con el fin de lograr militantes y dirigentes con mayor conocimiento,  mayor capacidad crítica y comprometidos siempre con los cambios, la dignidad de las personas y la ampliación de derechos. Por ello desde Asamblea Uruguay saludamos esta propuesta de la Presidencia del Frente Amplio y damos nuestro pleno apoyo a la incitativa.