Lunes, 22 10 2018
2 - 3 min

Hablar de ambiente es hablar de una nueva agenda de derechos

Hablar de ambiente es hablar de una nueva agenda de derechos, el de las personas a contar con un ambiente sano que garantice la vida y también el derecho de las demás especies, tanto por su relevancia como por los servicios ambientales que brindan, ¿nos podemos permitir perder el aporte de los polinizadores, de los montes nativos que filtran el agua y purifican el aire?

Uruguay deberá transitar una profunda discusión sobre el ambiente que queremos. Desde el Frente Amplio, como la principal fuerza política, constructora y progresista, tenemos que estar preparados y dispuestos a construir las políticas ambientales que el país necesita comprometiéndonos así con las actuales y futuras generaciones.

¿Por qué cuidar el ambiente es de izquierda?

Porque los problemas ambientales -y en particular la contaminación por residuos- afectan principalmente a los hogares de bajos recursos y aquellos en situación de pobreza extrema ubicados en asentamientos al borde de ríos y arroyos que constituyen sitios de transporte y acumulación de basura. Son también aquellos con menos acceso al saneamiento y los que más fuerte sufren los episodios climáticos extremos como inundaciones y sequías.

---- agregar leer más-----

El medio rural no escapa a esta situación, siendo también los pequeños productores de bajos recursos los más perjudicados por la contaminación y degradación de suelos y aguas, afectación a polinizadores, entre otros.

Porque entendemos que la pobreza se expresa de forma multidimensional, tanto lo ambiental como la salud son factores que mal gestionados no solo contribuyen a profundizar la pobreza, sino que también pueden reproducirla. Y en el mismo sentido las políticas públicas que incorporan la mirada de la equidad y justicia social, incluyendo a los sectores tradicionalmente relegados y revalorizando su rol como agentes del cambio ambiental y social, contribuyen a alcanzar logros tanto en la gestión ambiental como en la construcción de más igualdad. ¿si no nos ocupamos de eso nosotros quien se ocupará?

La libertad, la igualdad, el trabajo, la justicia social, la solidaridad, la democracia y la paz constituyen valores sobre los cuales nuestra fuerza política ha asentado su pensamiento histórico, su identidad e incluso ha justificado su razón de ser anti-oligárquica, anti-imperialista, antipatriarcal y antirracista. En estos valores también se asienta el pensamiento ambientalista de izquierda. Porque cuidar el ambiente es cuidar un patrimonio común por encima de los intereses particulares. Porque el bien común jamás fue una defensa de la derecha, como tampoco lo es la defensa de los derechos.

Somos de izquierda cuando cuidamos nuestro ambiente, porque cultivamos la solidaridad con aquellos que no tienen voz, tanto las actuales como futuras generaciones. Somos de izquierda cuando cuidamos el ambiente por encima de los intereses particulares, porque el ambiente es nuestro patrimonio común, nuestra casa, nuestro sustento, y nuestro disfrute.
Somos de izquierda cuando defendemos el ambiente como derecho, derecho a gozar de un entorno sano, acceso a agua de calidad y alimentos saludables. Porque nosotros también somos parte del ambiente, justicia social es también justicia ambiental, y democracia es también acceso democrático al ambiente.

Porque cuidar el ambiente es cuidar la vida de todos y todas. Nuestro compromiso con el ambiente es un compromiso de izquierda y en ese sentido es mucho lo que se ha hecho y mucho lo que queda por hacer

© Copyright 2018